Saba

Política de Calidad

Saba Italia Srl en la fecha 24/10/2018 a entrado en el grupo IDB (Italia Design Brands Spa), a fin de dar continuitad futura a la marca y a los oficiales que en ella operan desde hace décadas, mediante la ampliación de la producción, dando más empuje comercial a escala europea y extra-europea, y con la implementación de las herramientas para el mercado contract y con todo el apoyo del grupo a nivel estratégico.

La voluntad de Saba Italia srl al perseguir sus objetivos generales y honrar la misión de la empresa es dotarse de un Sistema de Gestión de la Calidad según la norma UNI EN ISO 9001:2015, con el fin de garantizar un producto original y de alta calidad.

Se apunta a la satisfacción del Cliente a través de:

La Política de Calidad se divulga en todos los niveles de la empresa mediante un programa de formación e información sobre el Sistema de Gestión de la Calidad, con personal especializado en los procesos.

Los objetivos y las estrategias que Saba Italia srl persigue en el mercado se orientan a:

  1. La Calidad de los productos con la cual llegar a los clientes, que siempre debe ser conforme a las expectativas del consumidor;
  2. La innovación tecnológica para conseguir la exactitud de las medidas y los detalles, a través del uso de máquinas de altísima precisión, que permiten el control de todas las fases de producción;
  3. La selección de materiales excelentes y de calidad en línea con las expectativas del consumidor;
  4. La realización de proyectos a medida, caracterizados por lenguajes estéticos que asocian un diseño funcional y moderno a las necesidades ergonómicas;
  5. Saba Italia srl apunta a demostrar un compromiso visible y activo con la Calidad mediante el rechazo de una calidad inferior a la especificada y el derroche de recursos durante cualquier fase de actividad de la empresa;
  6. El principio de “hacerlo bien y rápido” representa la identidad que siempre ha permitido a Saba Italia srl distinguirse por las emociones estéticas, la profesionalidad y la honradez que la hacen única;
  7. La consolidación de la relación humano/profesional con los empleados, los colaboradores externos, los proveedores y los clientes;
  8. El respeto de los compromisos contractuales explícitos e implícitos;
  9. La atención a la comunicación y la asistencia del cliente;
  10. El crecimiento profesional de todos los colaboradores, con particular atención a las exigencias expresadas por el cliente y la capacidad de transferir a los responsables la información para garantizar que los procesos de la empresa sean conformes a los estándares internos y a las expectativas del mercado;
  11. Dada la decisión de implementar un sistema de gestión del impacto ambiental de sus actividades, la empresa se compromete:

El compromiso deriva de la conciencia de la dirección de que la defensa del ambiente actualmente es, y será aún más en el futuro, un factor estratégico incluso en el ámbito de la gestión de las actividades productivas; esta conciencia se adquiere al advertir que los recursos naturales que entran en juego en los procesos productivos son agotables y preciosos, y su defensa equivale a una inversión a largo plazo, además de ser un deber para con uno miso y para con la comunidad en la que se inserta la empresa.

 

Al hacer esto, la Alta Dirección apunta a estimular todas las funciones de la empresa a una actitud orientada a la mejora continua de las prestaciones, tanto en términos de eficacia como de eficiencia de la empresa, dotándose de instrumentos para medir y evaluar los resultados que se van consiguiendo.

 

Además, la Alta Dirección se compromete:

 

Con este propósito, la Alta Dirección se compromete a:

 

La Alta Dirección, consciente del compromiso que pide a toda la empresa para el logro de las metas preestablecidas, y con la certeza de que nadie faltará a su deber, se compromete, por su parte, a analizar y actualizar anualmente el presente documento para asegurar constantemente la congruencia e idoneidad respecto de las exigencias internas y de mercado.

↑ Back to top